Las disputas por zonas estratégicas de estados fallidos como lo son Haití y Somalia

Charline Henríquez

Una somera revisión por Somalia y Haití

Somalia es un país que posee una posición geográfica estratégica, ubicada al sur del Golfo de Adén frente a la Península Arábiga, y con prolongación oriental del Sahel, constituyendo una zona de importancia estratégica global por diversos motivos. Sin duda el más importante, y al que daré énfasis será su situación de puerta del tráfico marítimo entre el Océano Índico Occidental y el Mar Rojo, fundamental desde que la construcción del canal de Suez en 1869 abriera una ruta de paso obligado para una parte importante del comercio marítimo mundial.

Esta dimensión regional comunica al Cuerno de África con otros focos de inestabilidad potencial, como es el caso de los Grandes Lagos a través de Uganda. El considerar a la región como un todo, en lugar de tratar a cada país de forma individual, tiene efectivamente su lógica, ya que, a pesar de la diversidad evidente entre países, los problemas de la región están profundamente interconectados, y lo que afecta a un país en concreto puede tener una repercusión importante en el resto.

Somalia es un Estado federal, el cual posee un régimen de gobierno transitorio compuesto por un presidente jefe de Estado, un gobierno que concentra los poderes en el primer ministro y en los demás ministros designados, un parlamento con diputados representantes de clanes y un sistema judicial.

Por otro lado, Haití es un país ubicado en la zona central de las Antillas, limita con el Norte del Océano Atlántico, al Este con República Dominicana, al Sur con el mar caribe y al Oeste con el paso de los vientos, teniendo este un valor estratégico, puesto que se encuentra en medio de la ruta que conecta el canal de Panamá, con el mar de los sargazos y la costa este de Estados Unidos.  

Está constituida por una forma de gobierno semipresidencialista según la constitución, no obstante, esta constitución de 1987 ha quedado suspendida en contables ocasiones producto de la violencia política, en específico, los golpes de Estado.

Existe una profunda crisis a la cual se le suma una inseguridad donde los poderes del Estado se ven invisibilizados, dado que el Estado es débil y casi inexistente, no es capaz de garantizar el funcionamiento básico de sus servicios.

El clima de inseguridad que se vive a nivel político deja al presidente Moise en un escenario de protestas y grandes movilizaciones en masas contra del gobierno, que a pesar de ello se mantiene con la promesa elecciones legislativas y presidenciales; situación que el pasado 7 de julio culminó con el asesinato de Jovenel Moïse, hasta ese entonces presidente.

Estados Fallidos

El concepto de Estado fallido surge a partir del atentado de las torres gemelas, la cual Fukuyama, declara a los ejecutores del acto como enemigos de la democracia, donde a partir de ese instante, países como Somalia y Haití podían ser concebidos como problemas políticos y humanitarios, pero que pasaron a ser el foco de preocupación en relación con la seguridad para los países occidentales, específicamente para Estados Unidos, puesto que la característica principal de un Estado fallido es la carencia del uso legítimo de la fuerza dentro del territorio donde formalmente se ejerce soberanía. El hecho de que el gobierno somalí no posea esta soberanía del uso legítimo de la fuerza en su territorio implica que la gran amenaza en temas de seguridad sea “Al Qaeda”, que actúa como terrorismo de alcance global, donde no hay un Estado que controle el territorio, y el cual puede ser utilizado por este grupo para sus fines, donde surge la necesidad de clasificar estos Estados como fallidos. La necesidad de caracterizar este conflicto internacional y no solo nacional tiene una lógica estratégica de detener a los grupos terroristas que han tomado a Somalia como campo de entrenamiento.

En el caso de Haití, donde el Estado no está en capacidad de garantizar su propia orgánica y funcionamiento, perdiendo el monopolio de la fuerza y legitimidad, sumado a que se registran disputas entre organismos institucionales entre el poder del primer ministro con el presidente, se sumerge en una profunda crisis institucional empeorada desde que las Naciones Unidad eliminan una de las escasas instituciones que operaba en el país, evidenciando más que una crisis institucional, sino más bien, un Estado fallido.

Según Robert Jackson, Estados fallidos son los Estados que se han autodestruido gracias a la anarquía armada que impera al interior de sus fronteras, lo que ha llevado, por ejemplo, a que su gobierno falle o los ciudadanos fallen a su gobierno, queriendo decir que no hay una institución política que efectúen el ejercicio de poder, siendo así, incapaces de generar condiciones mínimas civiles, como orden, gobernabilidad, leyes, paz, etc.

“Entre las prioridades más características de los Estados fallidos figura el que no protegen a sus ciudadanos de la violencia –y tal vez inclusión de la destrucción– o que quienes toman las decisiones otorgan a esas inquietudes una prioridad inferior a la del poder y la riqueza a corto plazo de los sectores dominantes del Estado. Otra característica de los Estados fallidos es que son estados forajidos, cuyas cúpulas se desentiende con desdén del derecho y los tratados internacionales” (Chomsky, 2007, p. 49)

De acuerdo con lo anterior, Chomsky considera que los Estados fallidos tienen en común la no protección de los ciudadanos, no respetando el derecho internacional. De esta manera no existe un manto de derechos cívicos que protejan a los ciudadanos, cayendo fácilmente en la violación de los derechos humanos. Esta situación se puede ver tanto desde la perspectiva en Haití, donde la seguridad no es garantizada por el Estado, y también en Somalia donde el Estado es incapaz de evitar y frenar el avance del grupo rebelde islamita. Ambos casos presentan ataques, asesinatos y secuestros que tanto delincuentes organizados como grupos extremistas llevan a cabo de forma regular.

El Canal de Suez y el Canal de Panamá

La importancia geoestratégica que tiene el cuerno de África radica en la conexión del mar Mediterráneo con el mar Rojo mediante el canal de Suez, del cual se transporta una cantidad significativa de petróleo y otras especies. Aunque no logra la importancia que tiene el canal de Panamá, que acapara la mayoría de los intereses hacia el Océano Pacífico, este logra ser un foco de conflicto en la región, por su ubicación geográfica al tener un amplio acceso al mar y la conexión vital que tendría Europa en los intercambios comerciales con Asia. Sin embargo, como Somalia se sume en una profunda inestabilidad democrática, de orden y sobre todo de conflictos que terminan en la lucha constate con los países que limita y conflictos internos, provocaría una serie de hechos negativos para el logro de estabilizar la región.

Para ello, la importancia que posee este canal es vital por diversos aspectos, en primer lugar, porque beneficia a Egipto, del cual este ha invertido en la reconstrucción del canal, que aumentará la velocidad del paso de los barcos de Europa hacia el Océano Índico y de regreso. Se estima qe la explotación de la nueva vía fluvial aumentará los ingresos, principalmente de los egipcios, puesto que el interés por renovar el canal de Suez, parte por un interés económico de por medio. Alrededor del 7% de carga marítima pasa a través de este canal, por lo que sería la segunda fuente de ingresos más importante del Cairo. Por otro lado, es la ruta principal para los buques de carga provenientes del Sudeste de Asia en dirección a la unión europea y que a su vez se convierte en un importante enlace para China con el continente africano.

Funciona como puerta o muro, como se quiera ver, entre China y Estados Unidos, puesto que este país es clave, como lo es todo el cuerno de África para la entrada de China en el continente, por lo que Estados Unidos, toma posicionamiento en estos países, a través de políticas intervencionistas para mantener presencia en estos países, donde los soldados norteamericanos en reiteradas ocasiones han mantenido una línea de fuego con los opositores rebeldes somalíes, liderada por el grupo radical Al Shabaad, del cual se presentan con el apoyo y presencia de Al Qaeda. Por eso, el intento de Estados Unidos en oponerse al avance de competidores, sobre todo China, en el continente negro.

Po un lado, el canal de Panamá fue construido en un entorno inhóspito, del cual hoy en día proporciona un paso seguro entre el Océano Atlántico y el Pacífico, pero que aún permanece en el centro de la disputa política. Por otro lado, está Estados Unidos controlando e invirtiendo en la construcción y remodelación del canal, y también está China, quien firmó un acuerdo para controlar el puerto de la isla de margarita, el puerto más grande situado en la entrada al canal del Océano Atlántico. El grupo que firmó este acuerdo es privado, pero recibe apoyo del gobierno chino, con el cual ha cooperado. Además, los chinos han manifestado la idea de construir un nuevo canal que atravesaría Nicaragua, así como ya lo había intentado Estados Unidos. Puede que el canal de Panamá siga expandiéndose, a fin de sostener la creciente demanda de bienes de consumo y en el escenario de la política de Panamá.

Dicho todo esto, aplicaré la teoría de sistema-mundo de Wallerstein, quien propone sobre el comportamiento de los países y las relaciones económicas, políticas y culturales que existen entre los mismos. Para ello, el sistema-mundo trata de explicar y demostrar la existencia de naciones desarrolladas y de naciones con poco desarrollo. Aquí la diferencia va a hacer la relación entre la explotación que van a tener los países desarrollados ante los países subdesarrollados, teniendo un intercambio desigual.

En este aspecto Wallerstein nos dirá que el sistema mundo se va a originar en el siglo XVI, a través de la existencia de la Corona española, inglesa y portuguesa, el cual tendrán la condición de explotar a países que se encuentran en la periferia. Esta teoría se puede aplicar al caso de Somalia y a Haití, que mediante países que son céntricos (desarrollados) como lo son China y Estados Unidos explotando e interviniendo en países periféricos, como los son los países de estudios en este caso.

¨Una economía-mundo y un sistema capitalista van de la mano. Puesto que las economías-mundo carecen del cemento unificador que es una estructura política o una cultura homogénea, lo que las mantiene es la eficacia en la división del trabajo. Y esta eficacia es función de la riqueza en constante expansión que el sistema capitalista provee¨. (Wallerstein, 2004, p. 41).

Para ello existirán tres tipos de países; países centrales que van a explotar al resto del mundo, países semi-periféricos, que son aquellos con menos desarrollo tecnológico y también explotados, pero que aun así poseen cierta autonomía y diversidad económica. Y finalmente están los países periféricos, el cual tienen la calidad de tener mucha mano de obra y poseedor de materia prima, donde el intercambio de esta es desigual, al estar alejados de tener una economía desarrollada, y en esta última caracterización se encuentra Somalia y Haití, al ser países donde hay más capital humano que capital monetario, y sumamente pobres dentro de las respectivas regiones.  

Así como dice Wallerstein, ¨cuanto más fuerte sea la posición económica del país, más grande será el grupo. Cuando el universalismo pierde el equilibrio incluso entre los cuadros en zonas específicas del sistema-mundo, los observadores tienden a ver una disfunción y en forma casi inmediata surgen presiones políticas (tanto desde dentro del país como desde el resto del mundo) para que se recupere un cierto grado de criterio universalista¨. (Wallerstein, 2004, p. 62)

En el caso de Somalia, la excusa de luchar por la paz a través de intervenciones militares del AFRICOM o misiones de paz, no es más que una pantalla, puesto que los reales intereses tienen que ver con hacer una barrera de contención a través de bases militares para evitar por una parte el acercamiento de China hacia la cuenca del Nilo y la salida marítima natural que posee Somalia, y de paso dominar los recursos de este, esencialmente el petróleo y gas natural, evitando así que China se apropie de estos. Y, por otro lado, en el caso de Haití, controlar el canal de Panamá, ya que dicho país está de tras de Cuba y sobre Venezuela dando acceso rápido al Caribe, y detener el avance de China por la construcción de un nuevo canal y el dominio de esta, dinamizando el intercambio comercial y económico al proporcionar una vía de tránsito corta y relativamente barata entre los dos océanos, influyendo decisivamente en los patrones del comercio mundial.

Tanto la violencia como la inestabilidad que predomina en la región de Somalia como de Haití, donde el Estado es carente del monopolio de la fuerza se genera una ansiedad que lleva a más violencia.

¨Esta inestabilidad puede generar una ansiedad considerable y por lo tanto violencia en lo que las personas intentan preservar los privilegios adquiridos y el rango jerárquico en una situación muy inestable. En general, este proceso puede llevar a conflictos sociales que pueden tomar una forma bastante desagradable¨. (Wallerstein, 2004, p.106)

Estos conflictos sociales de inestabilidad se pueden ver traducidos, por ejemplo, en el mar de Somalia, que es una zona pesquera importante e insegura, debiéndose a la falta de regulación, donde la pesca ilegal se ha hecho una práctica habitual por ser una zona franca de desechos tóxicos radiactivos, que amenaza la salud de las personas que habitan dicho país y, a su vez, aumenta la piratería en las zonas costeras, siendo este un problema para el bienestar de los pescadores y la seguridad del trasporte marítimo, incrementándose la violencia contra las tripulaciones.

El rápido incremento de la piratería en torno al Cuerno de África significa que la región está sumida en el reinado del miedo, lo que beneficiosamente para algunos justificaría la militarización del mar en la zona del cuerno de África.  A su vez, Haití se encuentra en tierras conflictivas y de alto riesgo, donde las bandas delictuales, casos de corrupción y mafia son los que incrementan la inestabilidad política y económica del país, sumado a un gobierno que se encontraba dividido entre los que decían que el mandato del difunto presidente duraría hasta febrero del año 2021 y otros que decían que duraba hasta el 7 de febrero del 2022, con un gobierno a punta de decretos extraordinarios, que termina con la muerte del presidente de Haití, y del cual el primer ministro Ariel Henry intenta aplazar las elecciones tras la destitución del Consejo Electoral, enfrentándose así a acusaciones de intentar mantenerse en el poder.

Conclusiones

Finalmente, se puede sostener que Somalia y Haití son países altamente peligrosos, puesto que sirve como lugar de entrenamiento para los grupos terroristas que amenazan la paz y seguridad de la comunidad internacional, donde el caos que reina en la zona es el diagnóstico de un Estado fallido, y el intervencionismo no es más que el resultado del pretexto liberador de rebeldes islamistas o de bandas delictuales.

El Océano Índico, trasporta los recursos naturales desde Europa hasta Asia y el mar de Somalia que es de gran importancia por la falta de regulación, donde la ilegalidad y falta de control la expresa como una zona franca de desechos tóxicos radiactivos, que amenaza la salud de las personas y a su vez aumenta la piratería en las zonas costeras, por la conversión de los pescadores a piratas, con el fin de sobrevivir en las mismas costas. En segundo lugar, por su ubicación estratégica, que actúa como contención para impedir el avance de China hacia el continente a través del cuerno de África. Por lo que Somalia sería el blanco de conflicto entre estas dos potencias, que se le suma como si fuese poco, los grupos “terroristas”, el mismo gobierno y otros países como es Etiopía, que presta ayuda al gobierno sin soberanía de la fuerza legítima, que actúa como portavoz de Estados Unidos.

En el caso de Haití, por su ubicación geográfica se puede convertir en una zona en disputa para el control del paso de los vientos. Hasta el momento todo indica que Haití no está en su mejor clima político y económico. Un país golpeado por la pobreza, la desigualdad, el crimen, el cual sus últimos 35 años han tenido alrededor de 20 gobiernos, que si bien no tiene todo el interés que se obtiene por parte de Estados Unidos con China, instauran un programa centrado en su fuerza militar sobre el Estado fallido de Somalia y el continente africano.  Puede existir una posibilidad que Estados Unidos quiera controlar el paso de los vientos que da salida al Canal de Panamá, ante el inminente avance de privados chinos con respaldo del dragón asiático.

Referencias Bibliográficas

–           BBC Mundo. 2015. El nuevo canal de Suez: la faraónica obra que Egipto construyó en sólo un año. London: BC Mundo. Recuperado a partir de https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150724_economia_egipto_nuevo_canal_suez_ms

–           Chomsky, Noam. 2007. Estados Fallidos: el abuso de poder y el ataque a la democracia. Barcelona: Ediciones B.

–           International Crisis Group. N/E. Haití: un camino hacia la estabilidad para una nación en shock. Bruselas: International Crisis Group. Recuperado a partir de https://www.crisisgroup.org/es/latin-america-caribbean/haiti/b44-haiti-path-stability-nation-shock

–           Jackson, Robert. 2009. Los estados fallidos y la tutela internacional. Oxford: Oxford University Press. Recuperado a partir de https://revistas.uam.es/relacionesinternacionales/article/view/4881

–           Jofre, Pablo. 2021. Asesinato del presidente de Haití: Washington en las sombras. Caracas: Telesurtv.net. Recuperado a partir de https://www.telesurtv.net/bloggers/Asesinato-del-presidente-de-Haiti-Washington-en-las-sombras-20211014-0001.html

–           Martín-Peralta, Carlos. 2013. 2013: Somalia y el cuerno de África en la encrucijada. Madrid: Instituto Español de Estudios Estratégicos. Recuperado a partir de https://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2013/DIEEEO12-2012_SomaliaCuernoAfrica_Encrucijada_Martin-Peralta.pdf

–           Martínez, Juan. N/E. Haití: Revolución y Castigo, de la primera independencia de América Latina al país más pobre de la región. Buenos Aires: Centro Cultural de la cooperación Floreal Gorini. Recuperado a partir de https://www.centrocultural.coop/revista/11/haiti-revolucion-y-castigo-de-la-primera-independencia-de-america-latina-al-pais-mas

–           Naranjo, José. 2017. Somalia eleva a más de 300 los muertos por el atentado del sábado en la capital. Madrid: El país. Recuperado a partir de https://elpais.com/internacional/2017/10/16/actualidad/1508151944_065772.html

–           Pérez, Juan Carlos. N/E. El Canal de Panamá: la ruta que une al mundo. Santo Domingo: Universidad Iberoamericana. Recuperado a partir de https://www.unibe.edu.do/el-canal-de-panama-la-ruta-que-une-al-mundo/

–           Santana, Alba. 2021. Haití: aplazadas las elecciones tras la destitución del Consejo Electoral. Nanterre: France 24 Recuperado a partir de https://www.france24.com/es/am%C3%A9rica-latina/20210929-haiti-aplaza-elecciones-consejo-electoral

–           Wallerstein, Immanuel. 2004. Análisis de sistemas-mundo: una introducción. México: Siglo XXI Editores.